miércoles, 4 de noviembre de 2015

Run run run...









 Y por fin llegó el post de mi experiencia "corriendo". Empecé a correr hace dos años. Estaba muy estresada con el trabajo, los niños, el blog ... Veía a la gente correr cerca de casa y un día sin más sentí el impulso de salir a correr. Corrí durante 20 min y me sentí eufórica. Es curioso porque cuando era niña me prometí a mi misma que no volvería a correr. Odiaba correr. De pequeña entrenaba en atletismo por obligación, mi colegio tenía mucho prestigio en  este tipo de  competiciones, así que tenía que correr y participar en todas las carreras que habían. Supongo que la ventaja que he tenido ahora es que aprendí bien la técnica.
Es curioso como funciona el cerebro porque cuando entrenábamos sólo podíamos parar cuando la entrenadora lo decía, por muy cansada que estuvieras si ella no hacía sonar el pito no podías parar. Pues esto me ha condicionado porque cuando comencé a correr de nuevo por muy cansada que estuviera, era imposible parar, es como si sintiera la mirada de la entrenadora clavada en mi espalda hasta que me di cuenta que esta vez corría porque yo quería y era yo quien decidía cuál eran mis límites. Todo esto os lo cuento para que sepáis que ya tenía una base  de antes. Aún así me he lesionado dos veces y con la última lesión descubrí una tabla que fue mi salvación, donde el entrenamiento combinaba andar con correr y si lo terminabas al cabo de un mes corrías durante 40 min en los que puedes hacer unos 5 Km aproximadamente.


MartesJuevesDomingo
Semana 1Durante 32 minutos, alterna 5´de andar y 3´de correr42´alternando 4´de andar y 2´de correr49´alternando 4´de andar y 3´de correr
Semana 232´alternando 4´caminando y 4´corriendo40´alternando 4´de carrera y 4´andando50´alternando 3´de carrera y 3´andando
Semana 342´alternando 3´de carrera y 3´andando42´alternando 4´de carrera y 2´andando54´alternando 4´de carrera y 2´andando
Semana 440´alternando 4´de carrera y 1´andando42´alternando 5´de carrera y 1´caminando40´corriendo

A partir de aquí  empecé a correr de verdad por decirlo de alguna manera. Estamos en septiembre del 2014. Después de un verano intenso en el que había subido de peso de manera considerable me propuse hacer ejercicio de manera constante y comer de forma más sana. Empecé corriendo tres días por semana, no me fijaba en los kms que hacía sino el tiempo que corría. Luego mi compañera de trabajo me convenció para que me bajara la aplicación de Endomondo y a partir de este momento fui consciente de los kms que recorría. Al principio eran muy pocos, una media de 6 Km también es verdad que tenía poco tiempo. Un día, un chico me enseñó una ruta e hicimos 8 km. Fue toda una revelación porque no me costó seguir su ritmo y había hecho más de lo que solía correr. A partir de este momento algo cambió en mí. Me propuse correr 8 km y tras hacerlo durante una semana y descubrir nuevas rutas por la zona en la que entreno, fui aumentando una media de 1 km más cada semana que se convertía en dos porque yo ampliaba en la ida pero se duplicaba a la vuelta. Empecé a correr también los sábados, como no tenía prisa alguna porque no tenía que ir a trabajar me exprimía a mi misma al máximo, salía a correr sin límites a ver cuánto podía hacer. Lo increíble fue descubrir que los sábados podía hacer mucho más de lo que hacía entre semana, por ejemplo, si entre semana hacía 8 ó 9 Km los sábados hacía unos 14 Km. También es verdad que terminaba muerta. Empecé entonces a correr 4 días por semana y los sábados hacía tirada larga siempre intentaba duplicar los kms que hacía entre semana. A todo esto empecé a bajar peso y me sentía con tanta energía después de correr que cada vez me ha ido enganchando y motivando más.



El día que fue más revelador para mi, fue un sábado en el que corría y perdí la noción del tiempo, cuando vi que había llegado tan lejos y tenía que volver a casa llamé a  mi marido a ver si me podía venir a buscar, como era muy temprano me dijo que tenía que esperar a que desayunaran los niños, los vistiera y venían a buscarme. Mientras quedamos que yo volvería corriendo hasta encontrarnos. Cuando por fin vi a mi marido llevaba 20'5 Km y le hice que me esperara hasta hacer los 21 km, me faltaba tan poco que aunque me dolían las rodillas tenía que hacerlo, mis hijos me animaban: ¡ánimo mamá, ánimo mamá...! El resto de la mañana no pude dar ni un paso más, estaba cansada pero con un subidon de adrenalina, lo había hecho 21 Km.



Una cosa que me preguntáis mucho por instagram es si  corro escuchando música, al principio sí pero en verano se me estropeó el ipod y desde entonces que lo hago  sin música, aunque ahora creo que lo voy a arreglar porque me apetece escuchar música otra vez.



Prefiero correr con frío porque a la que empiezas a correr el cuerpo adquiere para mi la temperatura perfecta. Este verano ha sido muy duro con el calor, evitaba las horas fuertes  pero aún así era complicado, madrugaba para correr con el poco fresquito de la mañana pero ha sido tan caluroso que había días que me metía debajo de una fuente y pasé de 4 días a 5 días a la semana una media de 16km de lunes a viernes y sin música.

Ahora con el volumen de trabajo que tengo es más complicado y corro 4 días a la semana y cuando puedo 5 días.

Leyéndolo parece fácil pero he sido muy constante y he salido todas las semanas a correr menos una. Hay días que suena el despertador y me quedaría más rato en la cama pero luego pienso que me voy arrepentir y salgo a correr. Para ser tan disciplinada mi truco es: No pensar sino hacerlo. Me levanto y tengo la ropa preparada, de esta manera me visto y salgo a correr aunque llueva, truene o hago sol, no pienso sino simplemente lo hago.



Seguramente haré muchas cosas mal porque no soy una experta simplemente os cuento mi experiencia tal y como habéis pedido. No tengo ninguna intención de competir o participar en alguna carrera, simplemente disfruto de lo que hago, en su momento ya fue una obligación y huyo de eso. Ahora correr es el momento que me dedico al día a mi misma, que me permite pensar de verdad y dejar de pensar, en el que transformo el estrés en serenidad, en el que me recuerdo a mi misma cada día de lo que soy capaz de hacer, que soy capaz de ir más allá de mis propios límites, que transforma mi desgana en energía y que me hace sentir tan bien y tan viva al mismo tiempo...

Me motivo con nuevas rutas porque no me importa los tiempos, disfruto del entorno donde corro y simplemente me dejo llevar...

Espero que os haya gustado el post e insisto sólo hablo de mi experiencia personal, no soy ninguna experta.


3 comentarios:

  1. Que chulo Cris!! La verdad que cuandoleo estas coas me danunas gana de correr, pero no sé si tendré la fuerza de voluntad que tienes! Aunque creo que me iría genialproque lately estoy bastante agobiada, cansada y así todo sigocon insomnio. A ver si un día de estos me animo y me lanzo al running! ;)

    Besitos!
    www.colourvibes.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, me parece genial y me ha encantado leerte admito que también buscando la motivación. A lo largo de mi vida he conseguido varias veces correr una hora seguida pero cuando he estado en forma lo he dejado por alguna tontería. Los últimos años han sido de andar mucho aunque me he tenidi que recuperar de una fascitis plantar con plantillas, pero este año, antes del verano en una de las caminatas me dio por correr, fue como si me lo pidiera mi propio cuerpo, aguante unos 15 minutos y luego seguí andando un rato y a correr otra vez hasta que hice unas tres series y lo seguí haciendo hasta que llegó el verano y por el calor lo dejé aunque he nadado a diario y ahora quiero volver a correr. Te admiro mucho, ojalá pueda conseguirlo. Tengo que hacerlo y no pensarlo como dices.
    Un besazo y enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias por compartirlo, guapa!

    xx

    http://www.madridforniagirl.com/

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Si tienes un blog déjame el link y pasaré a visitarte!!